La importancia de la peluqueria canina con productos de máxima calidad como Dogo Pets Care.

 

dogo_pets_careLa alimentación correcta de las mascotas desempeña un papel primordial, en el desarrollo, mantenimiento y conservación de la piel y el pelo.

Las carencias de los nutrimentos esenciales en los perros hoy día continúan presentándose, no obstante de la gran diversidad de alimentos específicos para perros que se encuentran en el mercado, los piensos para perros de alta calidad, son los más recomendados para cumplir con todos los requisitos de nutrición en las mascotas. Recordar que invertir en un alimento de alta calidad traerá grandes beneficios tanto para el propietario, evitando idas con el veterinario por problemas digestivos en su perro, como por problemas metabólicos frecuentes cuando se tiene una alimentación pobre en nutrientes y se evitaran los malestares ocasionados por un alimento de baja calidad.

Un perro bien alimentado se distingue por su vitalidad, por su pelaje fuerte y brillante, por su musculatura firme y por su estructura ósea bien formada. Sí, entre los varios signos de la correcta alimentación tenemos un pelaje fuerte y brillante; como siempre se ha comentado, la salud no es tan solo por dentro sino que también por fuera. La base para que un pelaje esté sano es la alimentación… pero, ¿con esto habrá suficiente? La respuesta es no. Existe mayor nombre de razas con pelaje que requiere arreglo en el manto que los que no; en realidad, todos necesitan arreglo pero unos con mayor necesidad, por propia salud del animal, que otros.

dogo_pets_care_champu_perros

Para hacernos una idea, un pastor alemán, con un pelaje doble corto, el cual presenta subpelo y pelo de cobertura; en las épocas de muda, el subpelo se desprende en grandes cantidades y requiere que se le haga de manera exhaustiva cepillados periódicos para ayudar a que este pelaje muerto se retire. Por desgracia e ignorancia, muchos propietarios solicitan en los centros de peluquería canina que rasuren el pelaje de su pastor alemán, porque sencillamente pierde mucho pelo y les ensucian el coche o la ropa… rasurar el manto como el del pastor alemán, es una auténtica aberración para la salud del pelaje y de la piel. Así suele ocurrir con muchísimas razas más en las que su mantenimiento es exhaustivo e inasumible para muchos propietarios, tanto por tiempo como por dinero; algunas de las razas que finalmente suelen ser rasurados son: bobtails, afganos, chow-chows,…

Las consecuencias suelen recaer en que el pelaje se destexturiza y a medida que el can se va haciendo mayor el pelaje va creciendo de manera irregular, pobre, áspero, dando mayor sensación de vejez de lo que realmente es el animal. A parte, lesiones o patologías que desarrolla la piel al estar desprotegida de su capa protectora (el pelaje) frente a las inclemencias del tiempo o patógenos que están a la espera de poder colonizar “individuos” debilitados.

Otro gran clásico, dentro de la peluquería canina, es solicitar al peluquero que el animal quede bien rasurado para que esté más tiempo el animal sin pisar la peluquería… gran error, un pez que se muerde la cola. Si se solicita que se rasure el manto a una longitud no superior a los 2mm de longitud, y lo único que se provoca es que la piel del can quede a merced de las inclemencias del tiempo, provocando quemadas, resecamientos o sencillamente alteraciones en el equilibrio natural de la piel y, estéticamente, el perrito parece más una “ratita”; el propietario pasa casi un año sin llevar a su mascota a la peluquería para ahorrarse tiempo y dinero, y cuando se lleva al peluquero los nudos son tan grandes y estreñidos que no queda otra que pasar una cuchilla de no más de los 2mm de longitud, anteriormente comentado, porque es imposible el trabajo; a parte, el can desarrolla una sensación de inferioridad que los primeros días después de la peluquería se sienten totalmente desprotegidos, provocando un “shock” emocional, lo cual hace mucha gracia pero a ellos ni gota.

Como mucho el can tendría que ser arreglado cada 3 meses, si el pelaje lo permite, y se podría hacer unos trabajos con perros más tranquilos, ya que están habituados y no es un proceso traumático para ellos, menos agresivos para su piel, evitando posteriores patologías que acarrean más problemas que pedir cita al peluquero más a menudo, y arreglos con mayor gracia y estética, transmitiendo bienestar y cuidado del animal. Este debería ser la mayor preocupación de los propietarios de animales: el bienestar de sus mascotas.

Para ello, siempre animo a que antes de adoptar o adquirir una mascota, asesorarnos bien de qué necesidades tendrá y si nos podremos hacer cargo de ellos, ya que en muchísimas ocasiones requieren muchas horas de trabajo y atención.

¡Ánimo, si uno quiere a su mascota, y pide asesoramiento a su peluquero/a de confianza, el esfuerzo será menor!

 

champu_perro_dogo_pets_care